Miriam Méndez. La compositora y pianista flamenca en #EspacioCreadoras



Miriam Méndez, una flamenca y un piano


Por José Manuel Gómez Gufi


La historia de Miriam Méndez parece sencilla de contar. Una niña de Sevilla hace la carrera de piano y recorre Europa estudiando a los clásicos con los mejores profesores y un buen día decide sacar su alma flamenca y compartirla con Bach y con Mozart. Cualquiera pensaría que una fusión de ese calibre ha provocado sendos cataclismos en el mundo de la música clásica y en el del flamenco. Pero no, en España ambos mundos se respetan tanto que lo ignoran casi todo el uno del otro. Ya saben, por un lado manda la partitura, en el otro la intuición y los saberes que se aprenden por contacto.


Si ven las redes sociales de Miriam se encontrarán con una mujer arrolladora heredera del magnetismo vital de Lola Flores... y entonces surge la pregunta: ¿Cómo ha conseguido dominar esa faceta flamenca y mantener durante años la disciplina necesaria para sentarse delante de un piano y unas partituras que nos hacen viajar en la máquina del tiempo?.


El cronista no sale de su asombro así que en este primer encuentro pregunta por la vida.

LA INFANCIA


Miriam nació en Sevilla y comenzó a dar muestras muy temprano de sus inquietudes musicales: “Mi madre profesora de piano. Mi padre músico, de familia de músicos, aunque nunca fue profesional”.

A los dos años, la niña es un no parar. El piano aparece como un juego un divertimento. Las insinuaciones flamencas por parte de la criatura se zanjaron con una respuesta que ahora nos parece evidente:

-Tú ya eres flamenca, así que vas a estudiar otra cosa.


Sospechamos que, además de los ejercicios de piano y solfeo, hay flamenco en el ambiente y, según confiesa Miriam, los padres consideran que el ambiente flamenco no es adecuado para su hija, ya saben, aquello de aprender en bares y tugurios sin fecha ni hora en el calendario. Así que la encauzan hacia la música clásica.

Así Miriam Méndez comienza a estudiar piano, al principio toca a Chopin de oído y comienza a componer. Eso despierta las alertas paternas, primero el conservatorio, ahí se somete a la disciplina de la música clásica, los exámenes, pasar por el aro de la manera tradicional de enfrentarse a lo escrito siguiendo las normas. Lo académico frente a la intuición.


SUBIR EL LISTÓN

El camino de la excelencia es inagotable, pasa del Conservatorio de Sevilla al Liceu de Barcelona. En 1993 se marcha hasta Amberes para profundizar en Johan Sebastian Bach con uno de los mayores expertos del mundo mundial: Frédéric Gevers (Bélgica 1923/1997). Tres años después es invitada por otra figura relevante, el pianista Lazar Berman (San Petersburgo, 1930/Florencia, 2005) para estudiar en Imola (Italia).


DE GIRA CON BACH


Tras el exigente periodo de formación Miriam Méndez busca alguien capaz de entender todo lo que lleva dentro. En ese tiempo José María Cano publica su ópera grabada con el productor norteamericano Michael Haas. “Aún estamos en el siglo XX, para conectarse a internet había que desconectar el teléfono y rezar, así que voy a Londres en busca del contacto. “Lo consigo y grabo con él “Bach por Flamenco”. Gira por todo el mundo patrocinada por BMW pero llegan malos tiempos para los discos, a la crisis de los formatos, le siguen crisis normales y otras crisis extraordinarias provocadas por las sucesivas olas del Covid-19.


Aún así persevera. El Festival Internacional de Música de Segovia le encarga un espectáculo relacionado con Mozart de que se cumplen dos siglos y medio. “Me preguntaron ¿tú puedes hacer lo mismo que hiciste con Bach, pero ahora con Mozart?

-Mmmmmm


Miriam parece consciente en la respuesta de las dificultades del encargo. Es evidente que Mozart no es lo mismo que Bach y que un flamenco nunca haría dos veces las cosas de la misma manera.


-Cambié completamente de concepto. Me hice la pregunta ¿qué hubiera pasado con la música de Mozart si en vez de viajar a Italia y descubrir la ópera, se hubiera dedicado a viajar por Andalucía?.

Mmmmm... recuerden que en esos momentos lo que existe en Andalucía es un caldo de cultivo, un “protoflamenco” con lo que Miriam también se lleva a Mozart a pasear por el tiempo.


LOS CONTEMPORÁNEOS

Miriam Mendez camina hacia el flamenco contemporáneo al mismo tiempo que se suman experiencias alrededor del mundo. En 2010 es contratada en la Expo de Shangay (China), conoce a Jorge Pardo y graba “Seduction” junto a grandes figuras del jazz con Jorge, Jerry González, Tino di Geraldo, Yelsy Heredia y Pepe Bao. El siguiente disco es “Compassion” y lo que tiene ahora entre manos se titula “7th Art” que está dedicado a la música de cine donde recrea “Er bueno, er feo y er malo” a partir de la melodía de Ennio Morricone con toda la guasa de los amigos del barrio que son los que aparecen en el video. Este es un trabajo con un color más popular en el que también interpreta otras melodías célebres como “Misión imposible” y “El exorcista” ¿Se acuerdan de la música de aquella película? Repasen conmigo, está la niña (endiablada), el cura (mismamente el exorcista) y detrás de los gritos hay una banda sonora. Cualquiera se queda con los ojos en blanco pensando en la música y en la carrera de Miriam que después de dar varias vueltas al mundo con sus músicas probablemente necesita una “miaja” de marketing para ser más conocida entre nosotros.

Por lo demás, tiene mucho arte.


No te pierdas aquí la entrevista completa. ¡Disfrútala que no es para menos!






Posts Destacados
Posts Recientes
Archive