MARZO. Crónica de nuestro Espacio Creadoras y #DiálogosSororos



Irene González Rodríguez


Este mes de marzo, después de un año que nos ha alejado las unas de las otras, un año de miedos y de incertidumbre, el 8M fue un día gris. Las calles no se llenaron de mareas moradas, de mujeres marchando de la mano para manifestar un año más todo el camino que nos quedaba por recorrer. El barullo feminista de los días previos y posteriores fue sustituido por un silencio extraño. Sin embargo, pese a que en la calle no hubiera pancartas y lazos morados, al alzar la vista se descubría que no habían desaparecido: estaban en las ventanas, los balcones, las terrazas. Los lazos de tela, carteles improvisados y delantales nos recordaban que la lucha de las mujeres sigue ahí, y las voces e historias se abren paso.


Maya Angelou dijo que “no hay peor agonía que llevar con nosotros una historia que no ha sido contada”. Necesitamos de la cultura para contar estas historias y para escucharlas, y que, ahora más que nunca, nos junte a todas para crear, escuchar, disfrutar. Por esto Espacio C fue durante el mes de marzo, el mes que nos pertenece a las mujeres, creó un espacio donde a través de las pantallas pudimos encontrarnos de nuevo.


Los Diálogos Sororos, tal como se llamó a este lugar de encuentro, ha juntado en diferentes formatos audiovisuales a mujeres del arte, las letras y las ciencias, y el Espacio Creadoras, en el que se han dado a conocer a través de las redes el trabajo de artistas y gestoras imprescindibles del mundo de la cultura, han contado las historias de decenas de grandes mujeres. Y necesitamos no solo del trabajo de estas mujeres, sino también del trabajo de aquellas que hacen posibles los talleres, charlas, conferencias, festivales, exposiciones, tertulias y todos los lugares construidos para compartir con las que están y para inspirar a las que vendrán.



Tenemos que seguir creando espacios cada vez más amplios, donde de una iniciativa como la de Espacio C surja otra, y de esa surja otra, y otra, hasta que desaparezcan las barreras, los suelos de barro y los techos de cristal. Si podemos encontrarnos, las voces que se alzan y los oídos que las escuchan seguirán creando cultura, y seguirán empujando a la sociedad hacia delante.

Posts Destacados
Posts Recientes